¡YES&CLICK! 2012... PRESENTACIÓN

lunes, 12 de noviembre de 2012

COMPARTIR PARA CRECER JUNTOS


Hoy, 12 de noviembre de 2012, me gustaría dejar reflejado en un escrito las impresiones y emociones que he vivido y me han quedado tras finalizar el 1º curso extensivo de formación integral ¡Yes&Click! en Barcelona.

 
La verdad es que ha sido un curso muy intenso “emocionalmente” hablando.

Ahora mismo, me vienen a la cabeza las palabras de Rodrigo Pablo Balsells tras mi paso por Buenos Aires hace unos meses:

http://wwwperesaavedra.blogspot.com.es/2012/07/cronica-de-la-charla-y-seminario-en.html

“Cuando uno trabaja con las EMOCIONES las estructuras se tambalean. Cuando las certezas se transforman en dudas y las dudas en certezas, las estructuras se desmoronan. Cuando la incertidumbre nos invade pues comenzamos a percibir que, muchos de los pilares en los que nos apoyábamos, ya no están, el porvenir se transforma en una gran incógnita, y la única certeza que nos queda es el saber que, por respeto a nuestros perros, no nos podemos permitir cometer los mismos errores”

Pues sí, estoy muy de acuerdo con él, ya que efectivamente aprender sobre cómo manejar y gestionar las emociones nuestras y las de nuestro perro no es tarea sencilla.
Este curso me ha resultado “especial” porque los alumnos y organizadores han contribuido a que lo sea. Se han creado buenos nexos de unión, se han vivido momentos realmente emotivos, divertidos y, lo más importante, hemos sido felices realizándolo y viviéndolo.

Para que todo saliera lo mejor posible contábamos con la ayuda, apoyo y cariño de los organizadores, mi gran amigo Jaume Llibre León, una persona que confió en mí hace algunos años y aún me lo sigue demostrando, además de seguir dándome la oportunidad de continuar aprendiendo sobre emociones (ya que él es muy emocional) :-).


Jaume me ha hecho reír todo el tiempo (a los alumnos también claro) por lo que menuda carga alta me he llevado de “endorfinas”: promueven la calma, crean un estado de bienestar y mejoran el humor entre otras muchas funciones.

La otra persona que he conocido y que formaba parte de la organización me ha dejado impresionada. Estoy hablando de Marcos Fernández de “Etocan”, una persona la mar de sensible, con grandes conocimientos del mundo del perro, practicante de Mondioring desde hace años con una filosofía muy diferente a otros competidores de la misma disciplina. Su perro “Teo” (pastor malinois) tiene lo que quisiéramos todos para nuestros perros: Una “estabilidad” increíble que, en unión al nivel de conexión con Marcos, les hacían pasar totalmente desapercibidos en la sala, durante las prácticas o en los paseos. Marcos es cercano, agradable, discreto y durante 6 fines de semana alternos (es lo que ha durado el curso) ha estado ahí con Jaume para todo lo que he necesitado (que han sido muchos los requerimientos).

Cuando inicié el viaje (al comienzo del curso) no era consciente de la cantidad de aportaciones y enseñanzas que me brindarían los alumnos, ni la de momentos tan geniales que pasaría junto a ellos y sus perros. Al ser poquitos llegamos a ser como una pequeña familia, de la cual cada uno de sus integrantes llegó con expectativas, ilusiones y objetivos distintos.

Normalmente cuando arrancas un curso se intenta preparar y cuidar hasta el último detalle para que, técnicamente, salga todo bien, que los alumnos puedan llevarse el máximo de conocimientos posibles (conceptos redactados y ordenados en un extenso manual), que se sientan cómodos y atendidos en todo momento al igual que sus perros.
 
 
Para ello Jaume y Marcos buscaron unas excelentes instalaciones, un precioso hotel de 4 estrellas  “Cal Batlle” donde nos dejaron una amplia sala para llevar a cabo la teoría y las prácticas (es genial poder desarrollarlas en interior y sobre una buena moqueta). En esa misma sala (de bodas) nos servían la comida (solo teníamos que retirar de las mesas los manuales, apuntes, bolígrafos, etc.) vamos, más cómodo imposible (no había que mover a los perros, ni los coches).
 


En fin, mucha preparación técnica y de organización que empezó meses antes…

Todo más o menos se tiene preparado, las clases teóricas, la sala limpia y ordenada, el proyector y pantalla probado, los manuales y diplomas (apto y de asistencia) diseñados, transportines para los guías que vienen sin ellos, …


Pero con lo que uno no cuenta, ni se puede preparar nada al respecto, es con las emociones de los alumnos. Desde que nació ¡Yes&Click! en junio de 2012 he visto a muchas personas llorar en mis eventos, emocionarse con nuestros vídeos, escribir cosas especialmente emotivas sobre nuestra estructura tanto de manera pública como en privado, y todo esto me ha hecho sentarme y analizar este efecto tan maravilloso.


Para poder indagar, hay que profundizar en uno mismo antes de intentar “descubrir” qué es lo que pasa por la cabeza de esas personas.
 
Llevo 10 años (desde el 2002) impartiendo formación de varias especialidades con perro, siempre me he sentido bien con lo que hacia y enseñaba, y poco a poco muchas personas y Centros empezaron a confiar en mí como “ponente” y no sólo como “competidora” con títulos. Hoy tengo que reconocer que la enseñanza actual dista mucho de la que se daba por aquellos años (aun encontrándome activamente en la competición).

Hace 5 años que mi “Chip” cambió (2007)… y empecé a tener claro qué es lo que quería para mí y mis perras… mi ilusión era “compartir” (por lo que opté por salirme de la competición activa)… en ese intento decidí abrir nuestro canal de vídeos “HechiAsia” (con el nombre de mis dos perritas) para acercar una filosofía que aún no estaba totalmente consolidada (sentía que el palmarés solo reflejaba unos resultados, pero no una manera globalizada de sentir y trabajar con los perros).

Desde siempre supe que mi manera de trabajar y entender a los perros era muy distinta a la de otros competidores y profesionales, no era mejor ni peor (técnicamente) pero sí que notaba que en algunos aspectos me alejaba del resto…
 
Hoy, 5 años después, el “Chip” se ha quedado atrás y ha entrado en mi vida lo que necesitaba, el “Click”, ese cambio que te hace evolucionar y seguir con ilusión, pero sobre todo te hace sentirte feliz con lo que haces y tienes. Te da la oportunidad de hacer cosas nuevas, compenetrarte con alumnos, perros y amigos. No es un cambio de mentalidad, no son técnicas nuevas, es una manera mucho más sensible de ver a los perros y trabajar con ellos.
 
Y empiezo a darme cuenta cuando observo  que se da una actitud (solo hay que mirar las caritas de los alumnos en las fotos) y unas emociones muy parecidas en cada evento formativo, y muy especialmente en estos cursos extensivos (como el que acabamos de finalizar en Barcelona).
 
Por lo que sé que algo bonito y necesario ha cambiado en mi interior, quedando reflejado no sólo en la estructura de aprendizaje, sino en un trato más cercano a los alumnos.
Creo entender qué ha pasado... sólo era cuestión de encontrar ese estilo propio de comunicación tanto con los perros como con alumnos.
Es normal que si hablas de emociones y enseñas qué pasa con ellas de manera dinámica y honesta (y no sólo escrito en un manual) afloren las sensibilidades, algunas veces por los perros, pero una gran mayoría de ocasiones directamente también las nuestras.


Si “adiestrar” a un perro es complicado… ayudar a “gestionar” las emociones de éstos y sus guías resulta una tarea muy difícil.

Cuando oí por primera vez ¡Yes&Click! supe que era el nombre perfecto para dar vida, color y forma a toda una larga experiencia (1993-2012).

 
 
Por fin me siento totalmente identificada con un estilo propio de trabajo, en el que técnicas y conceptos van de la mano (…y no por separado). Ahora entiendo, comprendo y confío plenamente en lo que hago y trasmito, siempre pendiente de seguir aprendiendo conceptos y técnicas nuevas y seguir mejorando cada día un poquito más.

Este curso me ha servido para darme, aún más cuenta, de lo serio que es enseñar, ya que estamos hablando de "emociones" (gestión emocional)  y resulta muy complicado encontrar un equilibrio sano entre cognición y emoción (tanto en perros como en personas).
 


Esta 1ª promoción ¡Yes&Click! se lleva bonitos cambios: Una manera más sensible y respetuosa de entender a los perros, una estructura más ordenada, con mayor proyección, una manera más responsable de trabajar con clicker pero, sobre todo, espero se hayan llevado una carga emocional alta y mucha ilusión por seguir aprendiendo.
 

 
Cuando he leído hoy este texto escrito por uno de los alumnos del curso, me ha hecho volver a sonreír:


Sergi Pardas Segarra
Es hora de partir, nos debemos ir.
Ahora nos toca volar y los Clickers hacer sonar.


Emprender el vuelo en busca de la habilidad.


Hacer una carrera y sin abusar querer llegar.



Estamos preparados, de eso no queda duda.
Pere nos ha educado para disfrutar del proceso.
No dudéis jamás adonde queréis llegar.
Seguir vuestro corazón y a vuestro perro educar.


No basta con soñar…
Hay que ponerse a entrenar.
No olvidaremos las emociones controlar.
Seguro que con el tiempo los frutos llegarán.


Habrás cumplido un sueño y de tu meta disfrutarás.
Una coreografía con tu perro a todo el mundo podrás mostrar.
Y así conseguirás que tu amigo se pueda expresar.
Preparemos el viaje y que jamás nadie nos impida disfrutar.
 
Un curso como éste donde se conoce a gente tan estupenda, predispuesta, agradable, sencilla y cercana (incluso siendo muy buenos profesionales) da mucha pena que se termine. Son tantos los momentos vividos que no podría detallarlos todos.
 
Gracias a todos por hacerme sentir que voy por el camino correcto, he encontrado por fin el “Click” que me faltaba, y ha sido gracias a todas esas personas que me mostráis vuestras emociones más profundas y sinceras.
 
Toca seguir conociéndonos y ayudándonos, el curso se ha acabado, pero ahora comienza lo que verdaderamente debe importarnos: “Compartir para crecer juntos”.
 
 
 

Mi más afectuoso abrazo (de 6 segundos) para todos y cada uno de ustedes.
Muchísimas gracias por permitirme conoceros y disfrutar de vuestros perros.

 

Pere Saavedra

2 comentarios:

Elenaymein dijo...

Que hermosas palabras Pere!

Sonia Beamonte dijo...

Anda!!!! Es que Toñi tiene razón... es para llorar. Gracias por todo lo que has compartido con nosotros y por ser como eres. Un beso muy grande!!!!!