¡YES&CLICK! 2012... PRESENTACIÓN

miércoles, 27 de enero de 2010

Perros, Agility, Estrés ( Capítulo 2 )

Por...  Dr. Psic. Ninoshka Fasce

- 3. Causas del Estrés


Ya conocemos qué es el estrés y que consecuencias tiene, ahora lo que queremos conocer es cuáles son las causas del estrés pues, sin ese conocimiento no podremos eliminarlo.

El estrés es producto de los hábitos que se tienen con respecto a las diferentes áreas de la vida que favorecen el equilibrio o desequilibrio de nuestro organismo y nuestra mente. Siendo las principales:
o La alimentación

o Ejercicio vs. sedentarismo

o Sueño

o Interpretación de las situaciones o estilos de pensamiento.


3.1 . La alimentación

La falta de ciertos nutrientes causará un desgaste fisiológico innecesario, el cual colaborará con el desequilibrio que provoca el estrés.
La falta de vitamina B12, ( Un grupo que se encuentra en riesgo permanente de carencia de Vitamina B12 son los vegetarianos totales o veganos ). por ejemplo, causa problemas en el sistema nervioso, irritabilidad, depresión, pérdida de la memoria, además de trastornos digestivos entre otros.

http://www.zonadiet.com/nutricion/vit-b12.htm#Funciones

La alimentación inadecuada nos impide tener la energía necesaria para enfrentar la vida, si se tiene hambre no se podrá prestar toda la atención necesaria al entorno o a solucionar problemas; si se tiene exceso de peso es probable que uno se canse con mayor facilidad, casi igual a la persona que no se nutrió lo suficiente o quizá aun más. Si uno recién ha comido demasiada grasa o exceso de proteínas, le exige al cuerpo un trabajo extra, que hace que uno se sienta pesado e igualmente incapaz de enfrentar las eventualidades que ocurran.

El exceso de peso además provoca una predisposición a diferentes enfermedades, tales como las enfermedades cardiacas, la diabetes tipo 2, osteoporosis, hipertensión, etc. El tener exceso de peso influye negativamente en nuestra autoestima y valoración personal, afectando diferentes áreas de nuestra vida, como las relaciones de pareja, por ejemplo.

3.2. Ejercicio vs. sedentarismo

Junto con la alimentación, el deporte o simplemente el movimiento cotidiano influyen positivamente en la salud, tanto física como mental. Al hacer ejercicio no sólo empiezan a funcionar mejor cada uno de nuestros músculos, articulaciones y la circulación en general sino que nuestro cerebro genera endorfinas que contribuyen a nuestro bienestar psicológico, aunque sólo mientras se prolongue el hábito de mantenerse en movimiento.

Las personas que hacen deporte o que incorporan actividades físicas a sus rutinas están previniendo enfermedades y fomentando la salud no sólo física sino también mental, las endorfinas de las que hemos hablado amortiguan las emociones negativas, como la depresión o la ansiedad, además de brindar la energía necesaria para enfrentar las demandas y exigencias del día.
3.3. Sueño

El dormir lo necesario es importante para mantenerse sano, le da al cuerpo la oportunidad de recuperarse de las demandas del día, es un momento en que la mente tiene la oportunidad de ponerse en off.

Cuando hablamos de lo necesario del descanso no mencionamos una cantidad de horas determinada pues esto varia de persona a persona y de la actividad de ella.

Si uno se va a dormir después de haber tenido un día activo, donde se incluyó el deporte y una cena ligera, seguramente se necesitarán unas 5 a 6 horas de sueño para sentirse descansado y con energía. En cambio si uno no hizo mucha actividad física, pero si estuvo preocupado a lo largo del día, e incluye una cena abundante, entonces necesitará muchas horas de sueño, quizás 8 o 9 para sentirse medianamente descansado.

Ocurre que una cena abundante mantiene el cuerpo en actividad, aunque no lo notemos, la falta de actividad física provoca un cansancio intelectual más no físico y las preocupaciones seguramente serán rumiadas a lo largo de la noche.

3.4. Interpretación de las situaciones o estilos de pensamiento.

Teoría del ABC
Solemos percibir que son las situaciones las que provocan las emociones, pero no es así.

     A ---------------------------------------------------->  C
Situación                                                          Emoción

Ocurre que en el proceso de la producción de emociones hay un elemento crucial e importantísimo que es el pensamiento.

      A -------------------->          B  ---------------------->          C
Situación                       Pensamiento                        Emoción


Pero no toda situación provoca el mismo pensamiento y por supuesto tampoco la misma emoción, esto es debido a que existe un alguien que percibe la situación y la evalúa desde sus propias experiencias y su propio contexto actual.


    A    ----------------------->          B            ----------------------->   C
Situación                             Pensamiento                            Emoción
                        ¡

                Organismo

3.4.1 A


Situación

La situación puede ser un evento externo o interno, es decir, puede ser algo que ocurre a mi alrededor o un recuerdo o imagen. El cuadro podría complicarse aun más y ser una cadena larguísima donde la emoción producida por un pensamiento, podría ser la situación de una nueva cadena.

A ------------------>  B ---------------> C

                                                         A2 -------------->  B2 --------------> C2


A: Se me critica por algo que pude haber hecho mejor.

B: Soy un idiota no puedo hacer nada bien, pero a pesar de eso ese colega no tiene derecho a hacérmelo notar, no es justo.

C: Tristeza (4/10) y cólera (5/10)

A2: Tristeza (4/10) y cólera (4/10)

B2: Odio sentirme triste, si lo que debería hacer es romperle la cara por hacerme sentir tan mal, o es que el nunca se ha equivocado!!!!!!!

C2: Tristeza (2/10) y cólera (9/10)

----------------------------------

A: Mi pareja llega tarde a la cita

B: Es una impuntual, siempre me hace lo mismo y yo que quería pasar un buen rato con ella, no debería ser así de impuntual, es injusto que me haga esto.

C y A2: Cólera (8/10)

B2: No debo sentirme tan colérico, así no voy a lograr pasar un buen rato aunque sea después de lo planeado, mejor pregunto que pasó antes de reaccionar y terminar peleando. Me gustaría que ella sea más puntual pero así la conocí.

C2: Tranquilidad


3.4.2 B


Pensamiento

Los pensamientos automáticos que podemos tener pueden ser muy diferentes no sólo entre una persona y otra, si no también entre un día y otro para la misma persona esto es porque el contexto de O no es siempre el mismo, pero podemos agruparlos en:

o Producto de creencias racionales: las que permiten conseguir las metas afiliativas e instrumentales y nos hacen sentir bien.

o Producto de creencias irracionales: Nos impiden lograr las metas y propósitos, haciéndonos además sentir mal.

Por qué hablamos de creencias, en qué se diferencian a los pensamientos?

Los pensamientos tienen diferentes categorías, unos son mas internos que otros, y unos son más permanentes en el tiempo que los otros, a más interno y más permanente más influencia tendrá en nosotros. Tenemos 3 niveles de pensamientos:

- Pensamientos automáticos (díficiles de reconocer)
  Poco interno, no permanente.
- Pensamientos propiamente dichos y actitudes (fáciles de reconocer)
   Medianamente interno, permanente.
- Creencias y valores (difíciles de reconocer)
    Muy interno, permanente.


3.4.3 C


Emoción

La emoción es usualmente el elemento que más nos invade es el que más reconocemos y el que difícilmente controlamos,… o por lo menos intentamos controlar. Se escuchan frases como “qué puedo hacer? Eso me pone ansioso”, “es imposible no ponerse furioso por eso”, “cómo no voy a estar tenso si tengo que hablar delante de un montón de personas?”.

Lo que si podemos hacer es cambiar el pensamiento que provocó esta emoción, lo cual no significa que de ahora en adelante no tendremos ninguna emoción negativa, pero si que ella no debe de ser desproporcional a la situación.

Además es el no control de las emociones lo que ocasiona que actuemos de una manera impulsiva, sin medir las consecuencias.

Todos tenemos derecho a sentir cólera, pero ésta ha de ser en la proporción adecuada, durante el tiempo adecuado y hacia la persona adecuada.

Las emociones suelen ser una de las 3 básicas o una combinación de ellas que son depresión, ansiedad o cólera.

La depresión se producirá por situaciones que sean interpretadas como pérdida; la ansiedad, por situaciones que sean interpretadas como amenaza y la cólera, por situaciones que sean interpretadas como injustas.

3.4.4 O


Organismo

Cuando hablamos de Organismo nos referimos no sólo al cuerpo sino al ser completo, estarían incluidas todas sus experiencias previas, desde la infancia hasta el minuto anterior: estado civil, nivel de instrucción, lugar de origen, temperamento, personalidad, herencia etc. etc. Se incluirá además el contexto, es decir, el entorno inmediato y el estado de ánimo actual, uno no se comportará igual en la iglesia que en el estadio, y no disfrutará tanto del partido si acaba de perder el trabajo o si le acaban de dar un aumento.

Aquí se incluiría el equilibrio de las funciones corporales básicas, es por ello que la mala alimentación y la vida sedentaria influyen en la respuesta de estrés.

Dónde actuar???????????????

Como hemos visto nosotros podemos actuar en tres áreas del esquema


      A     ---------------->       B            ---------------->    C
Situación                  Pensamiento                       Emoción
                     ¡
                    O
              Organismo

Podemos intervenir en cambiar la situación o el contexto o en cambiar lo que se piensa sobre esa situación.

En algunos casos, muy pocos, se puede cambiar la situación, cuando esto ocurre el alivio del estrés es inmediato y nos da una sensación agradable de control, pero qué ocurre si la situación no puede ser cambiada o si ésta ya ocurrió o si depende de otra persona? Que hacemos entonces?

La segundo alternativa es cambiar el contexto: Seguro que reconocerán la situación siguiente: Estás en casa, te sientes abatido, dado que no has tenido un buen día. Te llaman algunos amigos para preguntarte si te apetece hacer algo o te lo propone tu pareja o tus niños. Lo rechazas, dado que después del día que has tenido te falta energía suficiente para hacer un esfuerzo. En lugar de ello, conectas el televisor, miras alguna película mala, te tomas una cerveza y te acuestas pronto. Sin embargo, te cuesta dormirte profundamente, dado que los problemas que haz tenido durante el día te rondan la cabeza. Al día siguiente te levantas hecho polvo y algo más tarde. Podrías haber cambiado el contexto y haber terminado mejor el día, además de haberte dado la oportunidad de empezar mejor el día después de un sueño reparador.

Tal como hemos mostrado analizando la teoría del ABC, el estado de ánimo está influido, en gran medida, por la valoración o interpretación de la situación, en este caso sobre la opción de salir. Lo que se piensa de esa situación (”no tienes ganas de conversaciones superfluas”) y de la valoración o interpretación que se hace de el día que se tuvo (“ha sido un día estresante y agotador”), también repercute en el bienestar físico: “duermes mal”. Las causas de un estado de ánimo bajo son, a menudo, el resultado de la falta de acontecimientos positivos en el día a día, que empeoran de forma progresiva el estado de ánimo. Es difícil tener un buen estado de ánimo si faltan motivos de alegría, pero ellos hay que buscarlos activamente, no suelen aparecer espontáneamente. Si me dejo llevar por la rutina entonces lo que ocurre es que los acontecimientos dejan de motivar, nos aburren, lo cual lleva a un desequilibrio en el ánimo, es decir, al estrés.

Pero si lo que ocurre no es que uno se halle aburrido o desmotivado sino que existen problemas que son difíciles de afrontar, o situaciones que no se pueden tolerar o que causan preocupación o personas que causan conflictos, entonces lo que conviene cambiar es el estilo de interpretar la situación, cambiar la valoración que se da al problema, situación o hecho. Este tercer paso es el que produce mayores beneficios a largo plazo dado que la tranquilidad y la felicidad empiezan a estar en nuestras manos, uno se hace independiente de lo que ocurra en el entorno.

Al cambiar el pensamiento que la situación nos provoca, el evento es interpretado de otra manera, pudiendo así experimentar una emoción más adecuada y que nos permite actuar con mesura, de manera lógica, proporcionada y dirigida a alcanzar nuestros objetivos, evitando el deterioro de la salud física y las relaciones sociales.

No siempre se va a poder solucionar el problema, ni cambiar el contexto, pero siempre voy a poder modificar mi actitud hacia lo que ocurre.

Como vemos, el cambiar la situación o cambiar el contexto son estrategias que pueden servir en algunos casos, pero lo realmente efectivo será cambiar el cómo se valoran los hechos, ya que es aquí, en los pensamientos, donde la influencia que se tiene es mayor.

Nadie puede influir más eficientemente sobre los pensamientos que el dueño de ellos.

A lo largo de nuestra vida vamos adquiriendo diferentes ideas, creencias o hábitos de interpretación de la realidad, que no nos permiten alcanzar nuestras metas afiliativas e instrumentales, a ellas las podemos calificar de “basura”, son “restos” de creencias de otros, que si nos damos el trabajo de analizar veremos que lo único útil que podemos hacer con ellos es botarlos.

4. Técnicas de Control del Pensamiento


Cómo reciclar el distrés y hacerlo eutrés. Continuará...

2 comentarios:

Nicolás Rubio dijo...

Ufff ya quiero ver el siguiente capitulo!!
Buen aporte Pere, muchas gracias

Niko.

Luciano Peccín dijo...

Queria ver como solucionaban el problema del estres con el perro, pero me parece que el enfermo soy yo jejejeje. Quiero seguir leyendo